El Centro Histórico con niños y terminar comiendo churros con chocolate

El Centro Histórico con niños y terminar comiendo churros con chocolate

Vamos dándonos tiempo para pasar unos días increíbles para conocer la Ciudad de México bajo la perspectiva de un turista ávido de conocer nuestra historia y lugares.

Existen muchos lugares para niños, jóvenes e incluso solo para adultos, pero si tu plan es totalmente familiar para disfrutar las vacaciones con tus hijos, veamos tan solo un lugar que por supuesto sabes que existe, pero ¿los has disfrutado realmente?

Quizás una de las cosas que solemos ver desde nuestros autos son los distinguibles Turibuses… bueno, es una buena época para explorar la Ciudad de México con niños.

Resultado de imagen para turibus

Si estás buscando explorar ciudades y pueblos cerca de la capital bueno, esa es otra excelente opción.

Comer una deliciosa torta de chorizo en Toluca o unas nieves junto al Tepozteco o pasar menos frío en la ciudad de la eterna primavera como lo es Cuernavaca… son solo algunas opciones de ida y vuelta.

Muy bien, para conocer la ciudad, puedes comenzar con: El Centro Histórico con niños.

Una buena opción es recorrer la capital en el Turibus, pero lo mejor es caminar en esta enorme explanada llamada El Zócalo.

El Zócalo ha sido el corazón de la Ciudad de México desde los tiempos aztecas, cuando era el principal centro ceremonial de la capital Tenochtitlán.

Desde entonces ha sido testigo de las proclamaciones reales, desfiles militares, ceremonias de independencia y más.

También ha sido escenario de celebraciones, protestas y, más recientemente, la escena de apertura de la película de James Bond,

Fuente: elpais.com

También es conocida por su nombre formal, Plaza de la Constitución y es una de las plazas más grandes del mundo.

A las 6 de la tarde, los soldados arrían la enorme bandera que se encuentra en el centro del Zócalo. Este simbólico acto por sí mismo es impresionante para los niños.

Puedes ver este ejercicio desde la terraza del Grand Hotel con un chocolate caliente.

Recorrer el Zócalo y ver cada fachada de los diversos edificios que la rodean es una buena tarea para los ojos curiosos de los pequeños.

Podrán encontrar cosas muy interesante como una serpiente emplumada en una de las equinas.

Después recorrer lo que ahora se conoce como el Corredor Madero que te lleva directamente hasta la Torre Latinoamericana y de ahí a la izquierda te lleva a una de las zonas más buscadas por los amantes de los churros.

Fuente: www.unotv.com

Así es, sobre el Eje Central encontrarás El Moro. Esta característica churrería está abierta las 24 horas del día y vende poco más que chocolate caliente y churros calientes: la respuesta de México a la dona estadounidense ¡pero mejor!

Resultado de imagen para churros el moro

El Moro comenzó en 1935 por Francisco Iriarte, quien llegó a México desde un pequeño pueblo de España y comenzó a vender churros desde un carrito en el Zócalo.

Sus churros eran tan sabrosos que pronto abrió una tienda y lo llamó “El Moro”. La churrería sigue siendo una empresa familiar hasta hoy en día.

Hoy la Churrería el Moro tiene varios otros puntos de venta en partes más elegantes de la ciudad, pero es el café original en el centro de la capital que nos gusta visitar por su tradición.